Hablar acerca de las tradiciones cotidianas de la costa oaxaqueña, implica estimular notablemente los sentidos, puesto que al descubrirla, se disfruta de colores, sabores y aromas novedosos y fascinantes. Estos detalles culinarios son una herencia de nuestros antepasados indígenas y de las costumbres gastronómicas traídas del Viejo Continente por los conquistadores españoles.

El estado de Oaxaca-precisamente en donde se encuentra Zipolite- está reconocido como el sitio de los siete moles, chichilo, amarillo, mancha manteles, verde, coloradito, rojo y negro. Pero además, la gastronomía de Zipolite, la gastronomía oaxaqueña, cuenta con un sinfín de especialidades, postres y sopas para degustar: el tasajo, por ejemplo, ya sea a las brasas, asado o cocinado de muchas otras maneras.

Las Tlayudas, grandes tortillas untadas con quesillo, frijoles, carne, jitomate, son otras de las delicias que nos brinda está regida del país. Lo mismo sucede con la sopa de guías, especialmente sabrosa en temporada de lluvias. Imperdibles antojitos, para quien visite Zipolite, son las empanadas de quesillo, los sopes, las memelas, los tradicionales tacos y los suculentos tamales.

El corredor turístico Huatulco-Puerto Escondido, nos ofrece cientos de establecimientos de lujo o sencillos locales, en donde se pueden degustar todos estos platillos y muchos otros más. Por lo que se refiere especialmente a Zipolite, hay platillos que están muy arraigados en los gustos culinarios de la población, como por ejemplo, el escabeche de pescado, el cual se prepara con pescado asado desmenuzado, cebolla, jitomate y chiles. Este platillo se sirve como plato principal, y también como botana en empanadas o en tostadas. En Zipolite, también se prepara cotidianamente el ceviche de pescado, cocteles de camarón, pescado, ostión, pulpo y camarón. Otra delicia es el filete de pescado, mismo que se presenta en distintas variedades y estilos. No hay que perderse tampoco los camarones al mojo de ajo y las langostas.

En Zipolite, los turistas pueden hallar estos platillos y muchos más, en los excelentes restaurantes de la zona. También se puede degustar lo mejor de la cocina internacional, en restaurantes de comida francesa, china, hindú e italiana, que se localizan en Zipolite. Y para complementar estos sabrosos platillos oaxaqueños, nada mejor que unos ricos tragos de mezcal, o bien, aguas de frutas típicas de la región. Quien degusta platillos como les que hemos mencionado, difícilmente no regresa a Zipolite y a Oaxaca, puesto que tales sabores son inolvidables por completo, para turistas nacionales y extranjeros.